Blogia
El Saloncito de Ross

EL DEBATE PEDALEA POR LAS CALLES

EL DEBATE PEDALEA POR LAS CALLES

Fuente: : olgaberrios/CanalSolidario.org


El último jueves de cada mes, cientos y a veces miles de bicis toman las calles de Madrid, haciendo muy visible el debate sobre cómo nos transportamos. Hay quienes piden carril bici, otras personas respeto simplemente. El paseo ralentiza o bloquea el tráfico durante dos horas. ¿Es una exigencia legítima? ¿Es esta la mejor forma de expresarlo?


No sabemos muy bien quién lo decidió, pero las y los ciclistas se lanzan por fin de la acera al asfalto. La salida no es nada cómoda: varios coches y autobuses han intentado cruzar la glorieta y se han quedado “atrapados” entre regueros de ciclistas. “Qué lento va”, gruñe Anne.

No sabemos muy bien quién lo decidió, pero las y los ciclistas se lanzan por fin de la acera al asfalto. La salida no es nada cómoda: varios coches y autobuses han intentado cruzar la glorieta y se han quedado “atrapados” entre regueros de ciclistas. “Qué lento va”, gruñe Anne.

bicycling a quiet statement against oil wars

Comenzamos a rodar, Paseo del Prado abajo, girando en la glorieta de Neptuno. Miles de bicis de miles de colores. Gente muy diferente, aunque mayoritariamente joven. Hay quienes vienen con un disfraz, otras personas con su chaqueta del trabajo, otras han decorado la bicicleta. En las aceras, muchas personas contemplan el espectáculo con sorpresa.

Nos topamos con los primeros semáforos, algunas personas frenan. Otras no. Las primeras prefieren respetar al peatón. Hay muchas otras personas que consideran que es preferible circular en pelotón y no hacer paradas para evitar que el tráfico divida la masa en grupos.

El debate está servido. Alguien canturrea una consigna pidiendo más carriles bici en Madrid. Sin embargo, ni siquiera en esta reivindicación coinciden quienes participan en la bicicrítica: algunas personas quieren que consideren las bicis como un vehículo más y sólo exigen respeto.

Con esto, llegamos a un cruce de Príncipe de Vergara. Varios vehículos tocan el cláxon. Gran parte del pelotón responde con gritos burlones, haciendo aún más ruido con sus propias voces. Hemos perdido de vista a Ana hace un rato.

bici antigua de paseo

Anne y otras personas nos convertimos en “tapones”, bloqueando una calle para evitar que un conductor avance hacia el pelotón. Él responde con pitidos. Uno de los ciclistas golpea en su ventana con la misma actitud violenta. ¿No se supone que venimos a pedir una circulación sosegada?, ¿por qué ciertas personas reaccionan con la misma agresividad que se denuncia?

No cejan las preguntas:
- ¿Cómo nos movemos día a día?
- ¿Por qué utilizamos ciertos vehículos más que otros?
- ¿Cuáles son más peligrosos, cuáles más sanos, cuáles más seguros, cuáles más eficaces, cuáles más económicos y cuáles más ecológicos?
- ¿Son legítimas las reivindicaciones de la bicicrítica y de ciclistas en general?
- ¿Es justo el diseño que nuestras ciudades tienen para moverse? ¿Cuenta con todo el mundo?

Llamamos a Ana: “Yo ya me he desvinculado”, explica. “Me he agobiado. Había mucha agresividad”. Anne y yo llegamos hasta el final de la ruta en Vallecas. Le consulto su opinión: “Me ha gustado, es un ambiente que le falta a Madrid. Se nota que aquí la gente viene a compartir un momento bonito y a reivindicar algo”.

Estas y otras muchas son las discusiones que ruedan por la ciudad. La bicicrítica ha acabado por hoy, habrá más como siempre, el último jueves de cada mes. Entonces, como hoy, miles de bicis darán cuerpo en las calles al debate: ¿Cómo nos movemos? ¿Cómo nos podríamos mover mejor?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres