Blogia
El Saloncito de Ross

8 Momentos históricos en que el Deporte se tornó reivindicación, ¿el noveno en Sudáfrica?

8 Momentos históricos en que el Deporte se tornó reivindicación, ¿el noveno en Sudáfrica?

Por: Jordi de Miguel/ CanalSolidario.or




Boxeadores que se niegan a participar en guerras, medallistas olímpicos que levantan el puño contra el racismo, futbolistas que rechazan saludar a dictadores… Estos son algunos de los momentos en que el deporte ha tomado partido.

 

 

 

>> 1967: El estadounidense Muhammad Ali, considerado el mejor boxeador de la historia, fue despojado de su título mundial de los pesos pesados y de su licencia de boxeador tras negarse a participar como soldado en la Guerra de Vietnam, conflicto que hasta su fin en 1975 dejó un saldo de entre 3,8 y 5,7 millones de muertos. Cuatro años después de la sanción, Alí pudo volver a los cuadriláteros.

>> 1968: Tiempos convulsos en Estados Unidos, donde el apartheid contra la población negra sigue provocando manifestaciones de rechazo en las calles. El 4 de abril sería asesinado uno de sus mayores detractores, Martin Luther King.

En la entrega de medallas de la prueba de los 200 metros lisos de los Juegos Olímpicos de verano celebrados en México, los estadounidenses Tommie Smith y John Carlos (primer y tercer clasificados), sorprendieron al mundo al realizar el saludo del Poder Negro: puño en alto envuelto con el guante negro homenajeando a las Panteras Negras, un partido político antirracista que en los 60 y 70 defendió la igualdad de derechos en los Estados Unidos de la segregación.

Ambos fueron expulsados de los Juegos Olímpicos. De vuelta a Estados Unidos, recibieron amenazas de muerte y ambos siguieron caminos políticos distintos (se dice que Tommie nunca tuvo vinculación con las Panteras Negras). Aunque continuaron sus carreras deportivas, fueron condenados al ostracismo.

Lo mismo le sucedió al australiano Peter Norman, quien compartió podio con Smith y Carlos. Norman simpatizó con la reivindicación antirracista y por ello no se le permitió participar en los siguientes juegos olímpicos, pese a conseguir la marca clasificatoria.

>> 1973: Apenas dos meses después del golpe de estado ejecutado por Pinochet, la selección de fútbol chilena se enfrentaba con la Unión Soviética en busca de una plaza para el Mundial que se disputaría el siguiente año en la Alemania Federal. La selección soviética se negó a acudir al partido que se tenía que disputar en Santiago de Chile, tras conocerse las sistemáticas torturas que se realizaban en el Estadio Nacional.

La Federación Internacional de Fútbol (FIFA) autorizó el partido. La URSS no se presentó y Chile jugó el partido solito: 11 hombres contra nadie y con apenas público

>> 1976: 25 países africanos se negaron a participar en los Juegos Olímpicos de Montreal, protestando por la participación de Nueva Zelanda en la cita. Su selección de rugby había realizado una gira por Sudáfrica, país excluido de los juegos olímpicos desde 1964 por el apartheid inflingido contra la población negra mayoritaria.

>> 1978: Más dictadura y fútbol. Los integrantes de la selección holandesa, finalista y segundo clasificado del Mundial que se disputó en Argentina, se negaron a saludar a las autoridades argentinas presentes. La victoria local fue utilizada por la dictadura militar (1976-83) para lavar su imagen, a pesar de las sistemáticas torturas y desapariciones de activistas y defensores de los derechos humanos.

>> 1996: El jugador de baloncesto de la NBA, Mahmoud Abdul-Rauf, se negó a asistir a la ceremonia previa de los partidos, en la que se canta el himno y se homenajea la bandera de Estados Unidos, por considerarlos símbolos de “opresión, tiranía e imperialismo”. La sanción no se hizo esperar: se le suspendió de sueldo y se le prohibió jugar mientras no rectificara. Finalmente se llegó a un acuerdo: Abdul-Rauf se levantaría durante el himno, pero para rezar. La polémica no cesó y acabó jugando en Europa.

>> 2009: Tras anotar un gol el jugador maliense del Sevilla Frederic Kanouté mostró una camiseta de apoyo al pueblo palestino, que en esas fechas estaba siendo bombardeado por el ejército israelí en la operación Plomo Fundido, en la que 1300 personas fueron asesinadas. El jugador fue sancionado con 3000 euros de multa. El reglamento prohíbe a los jugadores mostrar cualquier tipo de reivindicación política durante el juego, aunque en la camiseta sólo se podía leer en varios idiomas el nombre “Palestina”. Posteriormente declaró: “Sentí que era algo que tenía que hacer. Todo el mundo tiene que sentirse responsable cuando hay una injusticia tan grande en cualquier parte del mundo”.

>> 2010: El pasado 5 de mayo, en partido por la disputa del campeonato nacional de baloncesto de la NBA, los jugadores de los Phoenix Suns cambiaron el inglés por el español y añadieron en sus camisetas el artículo Los junto a la leyenda Suns para protestar contra la ley Arizona recientemente aprobada en el estado norteamericano y solidarizarse con la inmigración hispana. Dicha ley es rechazada por una amplia mayoría de los movimientos sociales por considerar que restringe las libertades de las personas inmigradas.

Nos vemos.

Saluditos,

 

 

0 comentarios